RELOJ

Contacto

para preguntas, sugerencias, críticas o para chatear con nosotros: elimperiodeltango@hotmail.com
elimperiodeltango@groups.live.com







jueves, 4 de marzo de 2010

Casimiro Aín, el gran bailarín, cumple 128 años.


Este maestro de las pistas de baile cumple 128 años y haciendo un repaso de su historia se puede contar que comenzó siendo bailarín de circo, en el de Frank Brown y que posteriormente su carrera comienza a desarrollarse con gran fama en toda Europa.
Un día, de principios de siglo 20, acuerda con 2 amigos subirse a un vapor y dejarse llevar por el destino de ese barco. Desembarcan en Londres, viajan a París y una vez allí, con sus rudimentarios instrumentos, comienzan a tocar en restaurantes y café – concert de la ciudad capital de Francia. Aín bailaba, mientras sus dos compañeros tocaban. Tuvieron gran éxito, comenzaron a juntar dinero y a vivir decorosamente.
De la ciudad luz, donde bailó en el Cabaret El Garrón, viajaron a España, para regresar a Buenos Aires, al poco tiempo.

Ya reinstalado en “la reina del plata” es convocado para bailar en el teatro Ópera con su esposa Martha y en los festejos del centenario de la Revolución de Mayo, junto a una orquesta típica que tenía la participación de Vicente Loduca en bandoneón, el violín de Eduardo Monelos y a Celestino Ferrer como pianista.
Tras toda esta actividad vuelve a viajar, esta vez a Nueva York, donde vive tres años antes de pegar la vuelta.
Ya en los años ’20 viajó nuevamente a París donde ganó el campeonato mundial de danzas modernas, compitiendo con 150 parejas y en compañía de su partenaire, Jazmín.
Hasta 1929 recorrió toda Europa con la bailarina alemana Edith Peggy y en 1930 regresó a Argentina para asentarse definitivamente.
Para el final de éste artículo se cita lo que jamás pudo comprobarse fehacientemente pero que Aín asegura haber realizado. En pos de querer persuadir a la Iglesia Católica de que el tango no debería ser prohibido, por su cúpula, Casimiro habría bailado el tango AVE MARÍA de Francisco y Juan Canaro frente a la mirada del Papa Pío XI. Cuenta la leyenda que al verlos bailar a Aín con su compañera, la bibliotecaria de la embajada llamada Scotto, de Apellido, el Papa habría aprobado el baile del tango.
Falleció el 17 de octubre de 1940.
Hace 128 años nació un pionero del baile del tango y en esta nota se intenta recordarlo como lo que fue, un magnifico representante de nuestra danza.
Juan Imperial

No hay comentarios:

Publicar un comentario